Que el ordenador mas avanzado del mundo esta entre nuestras orejas es algo sabido desde hace mucho tiempo. ¿Pero que pasaría si se implementan chips “neuromorficos” en un Drone?

Tras un reto planteado por DARPA en parte de un proyecto llamado DARPA HRL’s dentro del cual están, entre muchos otras, empresas como HRL e IBM trabajando en el desarrollo de chips neuromórficos,  una clase de chips llamada chips neuromórficos que siguen el modelo de características de los cerebros.

Estos chips están compuestos de unas redes de “neuronas” que se intercomunican entre si tal y como lo hace el cerebro, de esta manera tienen una mayor eficiencia energética y hasta pueden reprogramarse automáticamente a si mismos aprendiendo nuevas habilidades. De esta manera chips neuromórficos podrían hacer posible que drones militares al recoger datos de vídeos y de los sensores implementados puedan usar los datos para si mismos e incluso llegar a tomar decisiones autónomas, lo que además evitaría tener que esperar a que el drone regresara de su misión de vuelo para analizar los datos obtenidos.

El experimento que han realizado ha sido implementar un chip neuromórfico, con 576 neuronas de silicio, en un pequeño drone con un peso inferior a 100 gramos diseñado especialmente para la prueba por la empresa Aerovironment de California. El tamaño de este drone eran de 1.5″ y unos 93 gr incluyendo la batería. El consumo del sistema eran de unos 50 milivatios de potencia.  Este chip tomo datos ópticos, de ultrasonido e infrarrojos durante su vuelo en tres ubicaciones diferentes. Si se intentase hacer el mismo experimento con un ordenador convencional ese consumo no seria suficiente ni mucho menos.

El primer vuelo realizado en cada una de las tres ubicaciones ocasiono en el chip un patrón único de los datos que recogía sobre su entorno. Asi pues ese patrón único le servía para identificar que estaba en un espacio diferente en cada uno de los tres vuelos, de esta manera cuando fue reintroducido en uno de los tres escenarios el chip pudo reconocer de cual se trataba.

Este tipo de chips aun están en fase de diseño y desarrollo por lo que esta muy distante de estar preparado para introducirlo en la industria, pero las pruebas realizadas indican que se puede conseguir el aprendizaje en marcha del sistema con un tamaño, peso y necesidades de energía tremendamente bajos.

Los dueños de compañías como HRL, GM y Boeing ya están pensando como podrían comercializar esta nueva tecnología y una de sus opciones seria incluir estos chips con cierto grado de inteligencia en sistemas que actualmente se encuentra cada vez mas en vehículos de uso habitual como coches y aviones.

COMPARTIR